domingo 24 marzo, 2019

El vino exportado a Japón se beneficiará de un trato arancelario preferencial a partir del 1 de febrero
El vino exportado a Japón se beneficiará de un trato arancelario preferencial a partir del 1 de febrero

El vino exportado a Japón se beneficiará de un trato arancelario preferencial a partir del 1 de febrero

La mayor parte del acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y Japón podrá aplicarse a partir del 1 de febrero de 2019, lo que beneficiará a los productos europeos que se exporten hacia el país asiático desde esa fecha, ya que podrán hacerlo con un trato arancelario preferencial, con independencia de la fecha de envío. El Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV) considera que se trata de una muy buena noticia para este sector, tras la ratificación del acuerdo por el Parlamento Europeo por amplia mayoría el pasado 12 de diciembre, después del visto bueno también del Consejo Europeo en el julio pasado, y a falta de algunas ratificaciones formales y la de los Estados miembros de la UE.

Según la CEEV, Japón es un país prioritario al tratarse de un mercado de valor, en el que los productos europeos gozan de una buena imagen, aunque su cuota de mercado se haya ido reduciendo.

De hecho, en el caso del sector vitivinícola, el citado Acuerdo de Asociación Económica Japón-UE ayudará a mejorar la competitividad del vino europeo frente a los productos procedentes de países como Chile (con arancel cero desde 2007) o Australia (arancel cero a partir de 2019), dado que se igualará a nivel tarifario a ellos cuando entre en vigor el mismo.

A continuación, información para suscriptores.

Según la CEEV, en el que está integrada la Federación Española del Vino (FEV), los beneficios previstos para el sector vitivinícola español y europeo son la eliminación de los aranceles sobre el vino tranquilo (que son ahora del 15% de media) y el vino espumoso desde la entrada en vigor del acuerdo. Esta medida se estima que supondrá un ahorro anual de nada menos que 112 millones de euros para los productores europeos de vino, un importe que podría destinarse en parte a aumentar la promoción y el marketing para de esta forma mejorar el posicionamiento de este producto en el mercado nipón.

El acuerdo supondrá también la protección de 100 Indicaciones Geográficas (I.G.s) de vino, al mismo nivel que en la UE, de las cuales unas 22 son españolas: Alicante, Bierzo, Cataluña, Cava, Empordá, Jeréx/Xérès/Sherry, Jumilla, La Mancha, Málaga, Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, Navarra, Penedés, Priorat, Rías Baixas, Ribera del Duero, Rioja, Rueda, Somontano, Toro, Utiel-Requena, Valdepeñas y Valencia.

También conllevará la inclusión en un plazo de cinco años para la eliminación gradual del uso previo de algunas I.G.s en Japón, como ejemplo Jerez, por parte de un número limitado de operadores y la coexistencia con algunas marcas previamente registradas de buena fe.

Prácticas enológicas

En el plano de prácticas enológicas, el Acuerdo de Asociación supondrá que Japón autorizará el uso de 28 aditivos y auxiliares tecnológicos, utilizados de manera habitual por los productores europeos de vino, en un plazo de cinco años. Once aditivos y auxiliares tecnológicos, a la entrada en vigor del acuerdo, otros ocho en dos años y nuevo en cinco años.

Para la CEEV, precisamente ha sido la falta de armonización de la legislación japonesa sobre aditivos y coadyuvantes para vino con los estándares europeos e internacionales uno de los principales obstáculos de nuestro sector, agravado, además, por el complejo y costoso procedimiento de autorización del país asiático. Y, en este sentido, desde asociaciones nacionales, como la FEV, se ha trabajado activamente en el análisis de prácticas enológicas y en la definición de prioridades que trasladar a las autoridades para lograr que las más relevantes se incluyan en las dos primeras fases de la autorización.

Asimismo, el acuerdo permitirá la inclusión de Reglas de Origen, que posibilitarán el uso de “hubs” logísticos, manteniendo las preferencias de los productos por su origen europeo, así como la creación de un Comité Conjunto de Vino para impulsar la colaboración y resolver posibles conflictos.

Evolución comercial

En 2017, nuestro país se situó como quinto proveedor de vino importado por Japón en valor, por detrás de Francia, Chile, Italia y Estados Unidos. En volumen, el vino español ocupó el cuarto lugar, detrás de Chile, Francia e Italia.

Según la FEV, para el sector vitivinícola español, el mercado japonés es el 11º mercado de exportación de vino en términos de volumen y el 12º en valor. De enero a septiembre de 2018 se exportaron 29,6 millones de litros (-7,2%) de vino por valor de 66,3 millones de euros (-3,7%) respecto al mismo periodo de 2017, con un precio medio de 2,24 €/litro, un 3,7% superior (el 7º precio medio más elevado de exportación de vino español).

Con datos del Observatorio del Mercado Vitivinícola (OEMV), en 2017 más de una cuarta parte (25,3%) del volumen de vino español adquirido por este país es vino con D.O.P., con cerca de 8,1 millones de litros, por valor de 20,99 M€ (30,5% del total), a un precio medio de 2,60 €/litro. Otro 27% y casi 8,6 Mltr en vino envasado sin D.O.P. por valor de casi 12 M€ (17,4% del total), a un precio medio de 1,39 €/litro; otro 7,4% y más de 2,36 Mltr es vino sin D.O.P. a granel, con un valor de 2,23 M€ (3,2%) a un precio medio de 0,94 €/litro.

En vino espumoso, Japón importó en 2017 un total cercano a los 7,6 Mltr (23,8% del total, por valor de 24,4 M€ (35,5% del total), a un precio medio de 3,32 €/litro, así como casi 5,27 Mltr (16,5%) de otros vinos por importe de 9,25 M€ (13,4%), a un precio medio de 1,79 €/litro.

En el periodo enero-septiembre de 2018, de un total de 29,6 Mltr de vino español importado, con un descenso del 7,2% respecto al mismo periodo de 2017, un 19,3% correspondió a vinos con D.O.P., con 5,7 Mltr (-29,4%); otro 24,2% a vino envasado sin D.O.P., con 7,16 Mltr (-16,7%); otro 13,6% y 4,03 Mltr (+70,4%) a vino a granel sin D.O.P.; otro 24% y casi 7,11 Mltr (-6,3%) a vino espumoso, y el 18,9% restante, con 5,6 Mltr (+6,4%) a otro tipo de vinos.

En valor, de los casi 66,32 millones de euros facturados en el citado periodo, a un precio medio de 2,24 €/litro, correspondieron a vinos con D.O.P. un 26,2% del total, con casi 17,4 M€ (-17,1%), a un precio medio de 3,05 €/l; otro 17,4% a vino envasado sin D.O.P. por importe de casi 11,53 M€ (-3,7%), a un precio medio de 1,61 €/l; otro 5,9% del total, con casi 3,9 M€ (+74,4%) a vinos sin D.O.P. a granel, a un precio medio de 0,97 €/l; otro 35,5%, con 23,55 millones de euros (-3,6%) a vinos espumosos, a un precio medio de 3,31 €/l, y el 15% restante y cerca de 10 M€ a otros vinos, con un alza del 7,7% respecto a enero-septiembre del pasado año, a un precio medio de 1,78 €/litro.

Fuente: Por Alfredo López- La Semana Vitivinícola 

Sobre el Autor

Artículos Relacionados