sábado 21 abril, 2018

Sudáfrica, ante una de las vendimias más cortas de la década

Sudáfrica, ante una de las vendimias más cortas de la década

El sector vitivinícola sudafricano se prepara para la que podría ser la vendimia más pequeña en más de una década. Según una encuesta realizada por la entidad sectorial Sawis (SA Wine Industry Information & Systems), con datos referidos a la última semana de noviembre, las bodegas y los viticultores prevén una vendimia 2018 mucho más escasa comparada con 2017 (alrededor de 11,1 millones de hectolitros), y posiblemente sea la más pequeña desde 2005 (cuando se elaboraron apenas 9 millones de hectolitros).

Las causas son la sequía padecida, la disminución de la superficie vitícola y los daños causados por las heladas durante el ciclo vegetativo de la vid.

 

Según informa la patronal VinPro, la situación de sequía que ha prevalecido en el Western Cape por tercera campaña consecutiva tendrá un efecto importante en la cosecha de 2018. Los embalses para riego están a un 30% de su capacidad.

En la región de Olifants River se esperan descensos en los rendimientos especialmente significativos, mientras que en la región del Orange River es la única zona vitivinícola en la que no ha habido escasez de recursos hídricos.

Hay que tener en consideración que la superficie de viñedo ha ido bajando año, tras año desde 2007. El arranque de viñedos es superior a las nuevas plantaciones, en una tendencia que se ha acelerado en los últimos dos ejercicios. Tal y como publicó SeVi en su especial de Estadísticas, en 2016 la superficie de viñedo para vino cayó hasta 95.775 hectáreas, un 3% menos que en 2015, pero un 5% menos en comparación con 2011.

Por último, los daños causados por las heladas generalizadas a finales de septiembre y principios de octubre provocarán también grandes pérdidas de vendimia en determinadas zonas de las regiones vitivinícolas de Orange River, Breedekloof, Worcester y Robertson.

A pesar de que la vendimia 2018 se antoja ser mucho más pequeña, los viñedos se encuentran en muy buenas condiciones debido a las lluvias registradas en octubre y noviembre. La evolución de la planta es, por lo general, y no se han producido casos notables de enfermedades fúngicas o plagas hasta ahora. Desde la patronal VinPro se destaca que en caso de que hubiera nuevas precipitaciones regulares durante el mes de enero, las previsiones de vendimia podrían mejorar

Fuente: La Semana Vitivinícola

Sobre el Autor

Artículos Relacionados